miércoles, 27 de noviembre de 2019

CARMEN CALVO PRESTA UNA IMAGEN DE SU OBRA PARA PROMOCIONAR EL CARÁCTER RESIDENCIAL DEL CARME




Una enorme fotografía de un armario-instalación evoca, entre lo poético y lo reivindicativo, la memoria del lugar y el rastro misterioso de las cosas




En la calle En Borràs, una pared medianera de un solar, próximo a la torre del Ángel, vestigio de la antigua muralla árabe, acoge desde noviembre de 2014 un trabajo de la artista Carmen Calvo que lleva por título Inter(valo). Se trata de una fotografía de 6 metros de alto y 4 de ancho que reproduce la imagen de un armario con objetos y palabras inesperados en su interior, una imagen que dispara la imaginación del transeúnte y le obliga a mirar el lugar de otra manera.

La imagen frente a la antigua torre quiere ser un reclamo sobre el abandono que sufre una parte tan mítica de la ciudad. Una enorme fotografía de un armario-instalación que evoca, entre lo poético y lo reivindicativo, la memoria del lugar y el rastro misterioso de las cosas.

Hoy esta imagen es también el soporte de un bono-ayuda para financiar una campaña en defensa del carácter residencial del Barri del Carme.

La asociación de vecinos y vecinas Amics del Carme comienza así una recogida de fondos para hacer frente a los gastos de las campañas que lleva a cabo con otros colectivos, como Veïnat en Perill d’Extinció, denunciando la “hotelizacion” de Ciutat Vella y la privatización del espacio público.

El próximo 30 de noviembre, a las 12 horas del sábado, en el mercado de Mossen Sorell, haremos la presentación oficial del bono-ayuda. Se trata de una serie 250 postales numeradas y firmadas por la propia artista que tendrán un precio de salida de 50 €.

Amics del Carme invita a vecinos y vecinas a sumarse a esta presentación que queremos que sea un acto de afirmación por un barrio para vivir y disfrutar la ciudad.

La obra Inter (valo) se inscribe en la serie de instalaciones de vitrinas y armarios de objetos en los que la artista compone su visión del mundo.  Su ubicación en un entorno cargado de historia y en un lugar de la ausencia, multiplica su capacidad de evocación y sus significados.

Carmen Calvo pertenece a la generación que renovó el arte español a finales de los años setenta. Su obra está presente en numerosos museos y colecciones nacionales e internacionales.  La artista ha desarrollado un lenguaje personal con raíces en el arte povera, el informalismo abstracto,  el pop o el surrealismo a través de una obra caracterizada por la mezcla de materiales y técnicas así como por la apropiación de objetos vinculados a la memoria personal y colectiva, objetos que ella recupera y manipula proponiendo, con ello,  un nuevo relato y una nueva manera de mirar.

La artista quería intervenir en un lugar que recorre todos los días para ir a su estudio. La dotación del Premio Nacional de Artes Plásticas que le fue otorgado hace dos años aseguraba la financiación del proyecto, mientras que el acuerdo del propietario de la medianera y la colaboración de los vecinos de la muralla, han terminado por hacerlo posible.

“La intervención quiere ser un homenaje personal a un entorno que me es muy familiar y, al mismo tiempo, reivindicar el valor patrimonial de este barrio y la necesidad de conservarlo”, ha explicado.  La intervención parte también del deseo de la artista de estar más presente en la calle, “en tiempos tan difíciles como los que estamos viviendo, es recomendable que los artistas salgamos de nuestros estudios y nos relacionemos más intensamente con el exterior”.