miércoles, 20 de noviembre de 2019

«ANÒNIMES» DE PAULA SANTIAGO EN EL VITRAL DEL MUVIM



 

 

DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO 2019

Desde el 24 de noviembre

Con motivo de la exposición «ANÒNIMES» DE PAULA SANTIAGO y acompañando la misma, la periodista Iolanda Ibarra, ha escrito, el texto que reproducimos a continuación.

Como cada año en noviembre y en marzo, el MuVIM continua trazando líneas que conectan el arte, el feminismo y la esperanza colectiva. Con motivo del Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, el museo abre una ventana para presentarnos el trabajo comprometido de una mujer artista.

Este año, tienes ante tus ojos -en la vidriera del vestíbulo- la obra Anònimes de Paula Santiago. Pintora, doctora en Bellas Artes y profesora de la Universitat Politècnica de València.

Tras esos trazos sencillos y enérgicos se esconde el arte que reflexiona y denuncia. La propuesta artística de Paula pone el acento en todas las mujeres que son objeto de violencia y que, en cambio, no denuncian; mujeres, por tanto, que ni suman ni cuentan en las estadísticas. Como dice la artista: “Los nombres de mujeres que conocemos corresponden, lamentablemente, a las que han muerto o han resultado heridas, pero nunca sabremos los miles y miles de nombres de las que viven su situación en silencio”.

Ella quiere ir más allá de la punta perceptible del iceberg de la violencia machista. Pretende dar visibilidad a la misteriosa base, a la parte que no se ve, a ese 90% que permanece sumergido. Y esa lucha la recrea plásticamente y con sus propios códigos. Se aferra a la libertad expresiva para ejecutar las formas y pinta sobre el frágil papel figuras femeninas con una visión no realista.

Sobre esos cimientos, Paula Santiago ha articulado Anònimes, un trabajo que engancha la mirada y obliga a que nuestros sentidos respondan.

Y nos enfrenta a siluetas de mujeres que nos miran, mujeres sin entorno, mujeres que se van apagando, mujeres con bocas cosidas, mujeres solas, mujeres que sueñan con ser otras mujeres, mujeres con corazas punzantes, mujeres con cabellos de espinas... mujeres que necesitan de un nosotros común, mujeres que necesitan que mejoremos la respuesta que como sociedad les ofrecemos.

Paula Santiago busca que la oscuridad no se engulla a las silenciosas, a las que sufren a solas, a las que fuerzan una sonrisa para que parezca que no pasa nada.

No todas las víctimas tienen marcas visibles del maltrato. Si miramos las estadísticas, casi la mitad de las agredidas no denuncian porque creen que su caso no es suficientemente grave. Cuando hablas con los profesionales que atienden a mujeres en situación de violencia, te dicen que las frenan el miedo y el deshonor, la dependencia emocional y económica, la falta de confianza en la justicia y el temor a que sus hijos sufran.

Los episodios de violencia entre las adolescentes y las jóvenes se ha disparado; y el goteo constante de víctimas, de mujeres e hijas e hijos asesinados por la violencia machista no se detiene. Las cifras son sobrecogedoras.

La autora, con Anònimes, quiere generar debate y crear un discurso crítico y extenderlos a todos los ámbitos. Con cada rostro que pinta, reivindica que la lucha contra la violencia de género ha de ser una prioridad política y social, y que todas y todos somos determinantes en la batalla.

Esta lacra no tiene nacionalidad, ni edad ni clase social, y no surge de la nada sino que es el fruto de un modelo sociocultural lleno de estereotipos y basado en las desigualdades; un modelo que consigue que un género se sienta superior a otro.

La violencia que destroza vidas, navega por un sistema patriarcal que campa a sus anchas y el combate ha de comenzar en casa y en la escuela. La coeducación es la mejor manera de prevenir y a los buenos propósitos hay que añadir, necesariamente, medios.

La situación de emergencia que vivimos precisa de muchas puertas violeta y de recursos para aplicar las reformas legislativas. Queda mucho por hacer… y Paula Santiago nos recuerda, con la fantasía de sus pinceladas, que todas tenemos motivos.

 

 


Paula de Santiago, es directora del Centro de Investigación Arte y Entorno de la Universitat Politècnica de València, es Doctora en Bellas Artes y docente en el Departamento de Pintura de la Facultad de Bellas Artes de Valencia.
Ha comisariado diversos proyectos artísticos y publicado artículos relacionados con la temática urbana y paisajística en revistas como Thémata, Estúdio, Fabrikart y Archivo de Arte Valenciano, entre otras. Es autora de los libros Art Site. Periferias expositivas (2016) e In situ: espacios urbanos contemporáneos (2011) y coautora de Fuera de campo. Leer el espacio desde las artes (2014), Tabula rasa. Nuevos siglos, nuevos ensanches (2008) y Centros y márgenes. La ciudad contrapuesta (2007). A su vez, ha participado en diversos proyectos de investigación I+D y es Investigadora Principal de los proyectos DIART y ART SITE. Asimismo, ha formado parte del comité científico de los Congresos Internacionales Arte y Entorno (CIAE-UPV) y de los Seminarios La voz en la mirada.

En su faceta como artista visual, ha realizado exposiciones individuales y colectivas de carácter nacional e internacional exponiendo en espacios museísticos como: Museo Nacional de Arte Moderno de Santo Domingo, Centro de Desarrollo de las Artes Visuales de La Habana, Jordan National Gallery of Fine Arts de Amman (Jordania), Bahrain National Museum, Museo de la Ciudad de México, Museo Valenciano de la Ilustración y de la Modernitat, Reales Atarazanas o Centro del Carmen de Valencia.

IOLANDA IBARRA TORMO, (Albaida, 1964)  es periodista de oficio y de vocación. Trabaja en la redacción de deportes de À Punt Mèdia y antes lo había hecho en la de RTVV. A lo largo de su trayectoria profesional, ha visto cómo la presencia de las mujeres ha ido ganando peso también en el periodismo; actualmente está viviendo el auge del deporte femenino en el ámbito de la comunicación, un significativo avance en un espacio hasta ahora protagonizado en su mayoría por hombres. ‘De puntetes’ es el nombre de su columna radiofónica en el programa de deportes Línia de fons de la Ràdio d’À Punt. 
Desde ese punto observa la realidad deportiva priorizando los sentimientos y las sensaciones, y lo hace con mirada de género. En el transcurso de su carrera profesional ha hecho prensa, radio y mucha televisión. Lleva con orgullo haber sido corresponsal de su pueblo, Albaida, en Ràdio Ontinyent-SER y en el diario Levante-EMV. Es licenciada en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona y su primer trabajo lo desarrolló en TVE, en el Centro Territorial de València (Aitana). Durante 25 años fue redactora en Canal 9. Comenzó cubriendo la información política y terminó haciendo crónicas deportivas. Vivió el nacimiento y el cierre de la Radiotelevisión Valenciana. 
Afirma sin dudar que todo lo que ha aprendido, los errores que ha cometido y la gente que ha conocido, forman parte de su experiencia profesional. Ahora ha abierto la puerta a un tiempo nuevo y se ha iniciado en la vida literaria. Ha elegido la ficción para continuar contando las cosas que pasan en nuestro entorno. Amor i més amor es el título de su primera novela. Participa en diversos movimientos profesionales, sindicales y feministas. Su causa está unida a todas aquellas que también luchan contra las desigualdades y a favor de la diversidad.