jueves, 5 de septiembre de 2019

PEPE AZORÍN, (1939) Pintor, grabador, dibujante y escultor.

Por: JOAN JOSEP SOLER NAVARRO. Historiador del Arte. Postgrado en Educación Artística y Museos. Postgrado en organización de exposiciones, marketing y comunicación. Miembro de AVCA. Aso. Vciana. Críticos de Arte. Miembro del ICOM-UNESCO. Consejo Inter. de Museos.

Nos complace abrir esta nueva temporada de reportajes con uno de los artistas alicantinos más apreciados y entrañables por su dedicación a la docencia durante casi medio siglo y dedicado plenamente al arte durante toda su vida. Inolvidable y muy motivadora fueron las visitas que pudimos hacerle en su casa y su estudio en Altea donde nos recibió de forma tan generosa y afectuosa.


Licenciado en Bellas Artes por la Escuela Superior de San Carlos de Valencia. Ha estado 37 años catedrático de dibujo de Instituto. Profesor de geometría descriptiva de la Universidad de Alicante. Miembro fundador y presidente del colectivo de artistas plásticos del Pais Valencià en Alicante. Ha formado parte de los cuatro componentes que fundaron el Museo de Arte Contemporáneo de Elche.

Su obra se centra en la realización de formas humanas y vegetales. Ha realizado más de diez esculturas públicas y realizado más de 800 exposiciones por todo el mundo.

Desde sus inicios, cabe señalar en la obra de Pepe Azorín el especial tratamiento volumétrico de los cuerpos que, junto a otras constantes, permanece como nota característica de su obra durante toda su larga trayectoria, puesta de manifiesto en los dibujos, pintura, obra gráfica, y en las esculturas.
Su obra figura en museos de España y en el extranjero. Por citar algunos. El Museo de Arte e historia de Ginebra. El Museo Nacional de Dibujo del Castillo de la Reim, el Museo Salvador Allende de Santiago de Chile, el Museo de arte Contemporáneo de Filafamés del que forma parte de la junta directiva, como también forma parte de la junta directiva de la colección de arte donada por Eusebi Sempere al MACA de Alicante.

Pepe Azorín ha realizado inumerables ediciones de serigrafías y grabados, entre otras para la Calcografía Nacional de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, la Diputación de Alicante, la Ciudad de la Luz, en homenaje Vicente Ferrer, per a la OMIC (Oficina de Armonización del Mercado Interior de la Comunidad Europea) en Alicante, entre otras.

Entre los premios más celebrados por Pepe Azorín, en el año 2017 se le concedió el Premio 9 de Octubre del Arte y la Cultura de la Generalitat Valenciana.

Lo entrevistamos en su estudio, en la ciudad alicantina de Altea donde reside más de 40 años repasamos con él esa larga trayectoria artística, docente y comprometida con la sociedad.

Repasamos con él esa larga trayectoria artística, docente y comprometida con la sociedad. Miembro de la Asociación para la recuperación de la memoria Histórica de Alicante, del Comité de Cultura del Sindicato UGT.

Revisamos sus principales esculturas monumentales en Alicante, Elche, Finestrat… Nos habla de su infancia e¡durante la posguerra civil. De su padre, de su profesión y la firme convicción desde adolescente de querer ser pintor. Sus estudios de Bellas Artes en San carlos de Valencia, con Aurora Valero, Joan Kilis, Manolo Valdés, Joan Genovés, Monjalés. Nos recuerda algunos de los profesores que más tuvieron que ver con su formación como José Mª Bayarri, pero sobre todo se entretiene con Alfons Roig con quien mantuvo amistady relación hasta la muerte de este.

Nos habla de sus exposiciones, de sus viajes, de sus amigos, pero sobre todo de Arcadi Blasco, Joan Castejón, Roman de la Calle, Joan M. Monjo y el mencionado Alfons Roig. Sus acciones artísticas para mantener vigente figuras como la de Miguel Hernández por quien declara una especial dedicación a lo largo de su vida. Las gestiones realizadas para recuperar parte de la obra de Eusebi Sempere para conservarla y exponerla en el MACA de Alicante. Acabamos paseando por Altea. Recorremos las calles y recuperamos los recuerdos compartidos con la familia de Marisol y Antonio Gades, las visitas de Rafael Alberti y la de tantos vecinos y visitantes seducidos por la ciudad mediterránea de Altea.