viernes, 19 de julio de 2019

MARÍA GÓMEZ REFLEXIONA SOBRE LAS EMOCIONES EN EL CUBO DEL MuVIM




Hasta el 29 de septiembre.

La obra de la doctora María Gómez cierra la temporada expositiva del MuVIM (Museu Valencià de la Il·lustració i la Modernitat) con la muestra «Involución». Una propuesta para la reflexión y donde las emociones brotan de la materia “inerte” con un resultado sobrecogedor.

Su expresionismo salpica todo tipo de emociones calificadas de “conmovedoras” y es que María Gómez es un referente en la renovación escultórica, capaz de dotar a cada ser humano esculpido de múltiples formas y aspectos psicológicos, sin duda, fruto de profundas reflexiones. Podemos sentirnos identificadas en una o en muchas esculturas a la vez. En este sentido, Amador Griñó, jefe de exposiciones del museo, ha destacado como «sus obras buscan volver al sentimiento, la base de la humanidad, trasmitiendo emociones y sensaciones».

Para María Gómez, «la idea es el ser humano, sin género y sin gestos específicos que deja al espectador que mire, sienta… en un espejo de sentimiento donde cada uno puede ver reflejadas diferentes sensaciones». Unos personajes andróginos, pues «lo importante son esos corazones que sufren al margen del género».

La importancia del proceso creativo: Un modelado «en el aire»
El trabajo de María Gómez se sustenta en un gran dominio técnico. En esta exposición no usa moldes ni medios tecnológicos actuales, sino que se vale de un profundo conocimiento anatómico y de su imaginación para modelar despacio las esculturas, empleando una mezcla totalmente personal de diferentes materiales y técnicas artísticas (esqueleto de madera y cartón, papel reciclado, silicona caliente, arcilla de secado rápido, cola, látex, tiza, pigmentos, etc.). Una técnica que confiere a las obras calidades que facilitan su transporte y manipulación, pero sobre todo, permite dotar de gran expresividad a sus figuras. Se trata de «sentimientos en tres dimensiones», ha destacado Amador Griñó.

María Gómez
Profesora titular del Departamento de Historia del Arte y en el “Máster de Patrimonio” de la Universitat de València, María Gómez ha combinado durante su trayectoria profesional tres vías de desarrollo de forma magistral: la investigación y restauración de obras del pasado, la docencia y la creación artística.

Además, es especialista en la representación del estudio del ser humano (la psique), y maneja con una rotundidad excepcional el dibujo anatómico-gestual. Es experta en el color y conoce sus bases alquímicas tanto en las obras de pinturas medievales como en las obras de la pintura actual. También es la máxima autoridad en restauración de pinturas quemadas de la península y probablemente de Europa. Fue pionera en investigaciones sobre geometría proyectiva anamórfica o pintura en 3D, tal y como lo mostró en su libro “Anamorfosis. El ángulo mágico”.