viernes, 1 de marzo de 2019

El Centre del Carme se suma a las fallas experimentales de Valencia con una instalación participativa




Los creadores Javier Molinero y Bernat Ivars han presentado la falla 'MVSEV.M', una instalación participativa que será confeccionada por alrededor de 400 personas, especialmente por chicos y chicas de diferentes centros educativos.

A lo largo de las próximas semanas y hasta el 14 de marzo, el alumnado de los centros escolares de la Comunitat va a ir pasando por el claustro gótico del Centre del Carme para participar en un taller dirigido a transformar y enriquecer día a día esta instalación. Además, los domingos 3 y 10 de marzo, el taller para confeccionar la falla se abrirá al público familiar.

'MVSEV.M' hace referencia a los orígenes del Museo y de las Fallas y quedará instalada en el centro de arte a lo largo de estas fiestas, dentro del circuito de fallas experimentales. El día 14 de marzo el Centre del Carme se celebrará el encendido de la falla.

Este es el tercer año que realizan una acción de estas características, creando sinergias con el arte fallero en diálogo con los nuevos lenguajes contemporáneos. En 2017 presentaron la falla 'Renaixement' del colectivo Pink Intruder, compuesto por Miguel Arráiz y David Moreno, en 2018 con la instalación del artista alicantino Daniel G. Andújar y este año con la propuesta 'MVSEV.M' de Javier Molinero y Bernat Ivars.

Las fallas, una celebración que acumula cientos de monumentos en sus calles, son eminentemente participativas y autogestionadas. Se podría decir que la falla es un museo en la calle con miles de personas que la hacen posible y un público mucho mayor que las visita, aunque se trate de un museo efímero.

Ideada por los creadores valencianos Javier Molinero y Bernat Ivars, la propuesta 'MVSEV.M' nace de la unión de los conceptos de 'falla' y 'museo' para crear un monumento entre todos, compuesto por las obras que, individualmente y en colectivo, van aportando sus participantes.

"Proponemos una falla móvil, realizada e intervenida de manera comunitaria. Una instalación que está siendo transformada y enriquecida día a día, mediante talleres dirigidos, donde se puede tanto modificar la forma estructural de la misma como ir incorporando piezas artísticas de los propios participantes", explicaban Molinero e Ivars.

En esta falla el proceso lleva irremediablemente a un aumento progresivo de la 'colección' artística, mientras que los metros cúbicos de 'edificio', (alrededor de 125) se mantienen inalterados aunque se puedan redistribuir espacialmente. A medida que avanza el proyecto, aumentará también la dificultad para moverse, será una 'institución' cada vez menos ágil. Sus movimientos estarán limitados progresivamente hasta llegar a un estancamiento final.

Taller de 'selfie'
Para elaborar la falla, sus participantes realizan un taller de 'selfie'. Se propone la realización de fotografías del rostro de los participantes para tratar la imagen e imprimirla sobre un papel adhesivo. Una vez obtenida la imagen en papel se guía a los alumnos para recortar el adhesivo de manera que se obtenga una plantilla con la cual realizar el autorretrato definitivo mediante la técnica del estarcido ('stencil'). Los autorretratos resultantes se van incorporando a los paneles.