martes, 26 de febrero de 2019

RAMBLETA ACOGE “PLACERES ÍNTIMOS”


 Un relato de Lars Norén, uno de los dramaturgos europeos más importantes del momento, que explora las relaciones tóxicas y los límites de la pareja

1 y 2 de marzo

La obra dirigida por José Martret, ‘Placeres íntimos’, dará el pistoletazo de salida los próximos 1 y 2 de marzo al séptimo aniversario de Rambleta.

La pieza de Lars Norén, uno de los autores más destacados e imprescindibles de la literatura sueca actual, será la encargada de arrancar la programación del aniversario. Una obra que realiza un relato sobre las relaciones tóxicas que, escudándose en el amor romántico y en la pasión sexual, provocan un apego irracional. Un espectáculo que refleja la necesidad de abandonar estas relaciones para recuperar la identidad.
Norén expone así su visión descarnada de las relaciones personales, de sus aspectos más oscuros y violentos. Una función en la que lo ridículo y lo grotesco se dan la mano. Un drama familiar delirante, de uno de los dramaturgos europeos más importantes del momento, que explora los límites y el desgaste de la pareja, del ser humano y de la vida.

Con un elenco formidable, formado por la valenciana Cristina Alcázar, Toni Acosta, Francisco Boira y Javi Coll, que lleva a escena de manera magistral esta obra genial cargada de diálogos trepidantes, situaciones surrealistas y mucho humor negro.

Entre la complejidad artística y el refinamiento en el que se mueve Norén, se encuentra un sólido sentido de la realidad combinado con una voluntad genuinamente rebelde de penetrar e iluminar los lugares más oscuros de la sociedad contemporánea y provocar con ello un cambio en el punto de vista de la audiencia. Su habilidad para capturar detalles aparentemente triviales de la conversación de la vida cotidiana es un aspecto específico de esta capacidad de crear una sugerente, fuerte y convincente realidad.

La obra coloca una lupa sobre la pareja y aparece lo más obsceno y los detalles más burdos, la podredumbre del ser humano. Es un detalle. Un pequeño detalle que nos arranca para siempre la máscara y que desvela cuáles son nuestras verdaderas necesidades y nuestros deseos.