viernes, 7 de diciembre de 2018

LOS «PAISATGES TROBATS» DE DAMIÀ JORDÀ EN EL IVAM CADA ALCOI


Per: Joan Josep Soler Navarro
Historiador del Arte.
Miembro de AVCA. Asso. Vciana. Críticos de Arte.
Miembro del ICOM-UNESCO. Consejo Inter. de Museos.



Simfonia Industrial // Teaser

Damià Jordà (Alcoy, 1982)
Doctor en Artes: Producción e Investigación; Máster en Artes Visuales y Multimedia (Universidad Politécnica de Valencia). Su trabajo se divide entre la producción videográfica, la investigación académica y la docencia artística.

La propuesta que se presenta para exhibir en la segunda planta del IVAM-CADA es una colección de obras audiovisuales recientes del artista Damià Jordà, entre las que destaca el montaje de la video-instalación "Sinfonía Industrial" estrenada en Valencia en febrero de 2018 en el Espai Rambleta de Valencia y que se exhibe por primera vez en Alcoi con una adaptación exclusiva para IVAM CADA

"Sinfonía Industrial" se dispone en la actual "Sala Media Art" del CADA, aprovechando al máximo las características expositivas y adaptándose a este espacio en un sistema de 3 canales de proyección y uno de audio.

Las características de la segunda planta del museo nos invitan a completar la propuesta con una selección  de obras audiovisuales mono canal a disponer en el espacio principal de la planta, aprovechando la actual instalación de pantallas planas en una disposición de "inspiración pictórica.


Pregunta J. J. Soler:

¿Por qué la industria es algo de los que avergonzarnos?

Responde: Damià Jordà.
No creo que debamos hacerlo, lo que sí que tenemos es que trabajar por una industria responsable, respetuosa no sólo con el medio ambiente, sino también con todas las personas que forman parte de su tejido.

Hablo de que parece que es algo de lo que avergonzarnos cuando veo el proceso de desindustrialización que ha sufrido España en general, y esta zona en particular, con políticos obsesionados con que debemos dirigirnos exclusivamente hacia una economía basada en el sector servicios. Este discurso se ha venido manteniendo en Alcoy como una testaruda resistencia a la aplastante y decepcionante realidad.

¿Sigue la industria enfrentada con el medioambiente?

Creo que actualmente lo está en gran medida, aunque una de las cosas sobre las que pretendo hacer reflexionar es el hecho de que no siempre ha sido así. Hubo un tiempo en que la industria vivía de los recursos naturales y estaba obligada a cuidarlos.

¿Cómo te fijaste en este tema en particular?

Bueno, siempre intento construir mi discurso en base a lo que me rodea de forma cotidiana. En este caso volvía a vivir en Alcoy después de bastantes años fuera; haciendo deporte empecé a frecuentar la zona del Molinar y poco a poco me fui adentrando en sus recovecos. Así surgió la idea de crear una propuesta artística y de hacer cierto trabajo de investigación e inmersión en el fenómeno.

En general, ¿Cuales son tus motivos de inspiración?

Como te he dicho construyo mi discurso a partir de los lugares y las personas que me rodean. Generalmente busco lugares y paisajes que, a priori y según ciertos estándares de belleza natural o urbana puedan considerarse “feos”, o al menos abandonados. Recontextualizándolos hago que los miremos de otra manera para encontrar su belleza.

Siempre intento trabajar sobre fenómenos socio-culturales de cierta controversia, apoyándome en disciplinas como la sociología o la antropología para reforzar mis discursos conceptuales. También trabajo la cuestión de los medios de comunicación y de cómo influyen en nuestro esquema de pensamiento, generalmente cambiando de contexto su discurso y enfrentándolo directamente con nuestra vida cotidiana.

Con todo esto finalmente intento construir propuestas que no sólo se queden en lo documental, sino que aspiren a adquirir cierta sensibilidad poética.

¿Como ves ese periodo que transcurre entre la partida de tu ciudad a otra (por estudios, trabajo, etc.) y el momento en el que vuelves años después y han cambiado muchas cosas o no ha cambiado nada?

En mi caso no he observado un cambio radical porque lo cierto es que, aunque no vivía en Alcoy, lo visitaba con frecuencia, ya que por supuesto aquí reside mi familia y conservo a mis amigos. No se si es bueno o es malo, pero los cambios en una localidad como en Alcoy son menos bruscos e impactantes que en una gran ciudad.

¿Como etiquetarías «Sinfonía Industrial» Arte conceptual? Video Arte?   

Bueno, ya se que es un tópico esto de rechazar las etiquetas y entiendo que necesitamos clasificar las cosas para entenderlas, pero es complicado.

Definitivamente no tiene nada que ver con el arte conceptual. Mis propuestas son muy concretas y pegadas a tierra y, aunque trabajo mucho el discurso y el concepto, lo hago de una manera que pueda ser entendido por el máximo de gente.

Por supuesto que sería injusto rechazar el término vídeo-arte, pero creo que esa etiqueta está empezando a quedar un tanto obsoleta.

La obra es, claramente una video instalación, expreso mi discurso artístico con medios audiovisuales, y todo esto es, simplemente, arte contemporáneo, actual y accesible. En mi caso utilizo lenguajes y medios audiovisuales con los que estamos plenamente familiarizados, de la misma manera que otros compañeros utilizan los pigmentos, el barro, la piedra, la fotografía o el sonido.

¿Qué claves nos facilitas para reflexionar sobre lo que nos muestras? Haznos una primera reflexión que nos valga como ejemplo.

La reflexión la tiene que realizar cada uno de forma individual y para ello estamos muy condicionados por nuestra experiencia y nuestro entorno. Quizá en Valencia la gente se quedaba más con el impacto del montaje sonoro y con el relato de ficción que se narra, mientras que en Alcoy el público se deja atrapar más por una sensación de nostalgia, al identificar los lugares y apelar a sus recuerdos.

¿Que prevalece en tus proyectos a la hora de realizarlos, queremos decir, que es antes, la imagen o el sonido?

El hecho de trabajar la imagen audiovisual desde un lenguaje alejado del cine comercial me permite la libertad de desafiar los procesos de trabajo habituales en la industria. Así me puedo permitir alternar estos órdenes. En este caso concreto el sonido fue lo último que se montó, pero no siempre es así. A veces voy alternando las sesiones de escritura, montaje y filmación, y volviendo sobre mis pasos, sin sentirme amarrado a un proceso de producción comercial (al que en otros momentos no puedo evitar recurrir, por supuesto).

Sabemos que el arte tradicional es observado de manera diferente según la educación cultural y la experiencia estética de quien lo mira. ¿Es válido el mensaje de Sinfonía industrial para diferentes poblaciones? Valencia? Alcoi? Madrid? Lóndres? Paris? Nueva York?

Puede ser válido en cualquier lugar, aunque como he comentado antes la reacción del público obviamente cambia. Desde el primer momento esta era una obra pensada para que tuviera un fuerte impacto en la Comunidad Valenciana, y que al mismo tiempo pudiera ser comprendida por el conjunto de los españoles, sin por supuesto renunciar a un público internacional. Pero no se puede negar que cuanto más nos alejamos de la raíz donde ha sido creada más se distorsiona el mensaje.

¿Crees que asistimos a una deslocalización global de la creación artística? ¿Podría ser tu caso, desde tu ciudad natal Alcoi, para exponer en cualquier lugar del mundo?

Ocurre con la obra artística de la misma manera que ocurre con otros elementos de nuestra sociedad, como la moda o la cultura mediática. A esto hay que añadir el proceso de desmaterialización de la obra de arte, sobre el que ya hablaba Walter Benjamin hace un siglo y que casi se ha consumado. En el caso de la obra audiovisual hay que tener en cuenta que es mucho más fácil hacerla viajar, puesto que no tenemos inconvenientes de transporte, embalaje, seguro, etcétera. Así he tenido la suerte de poder mostrar mis obras por muchas partes del mundo llevándolas simplemente en soportes digitales totalmente cotidianos. Es difícil que exista un arte más popular que este.

A falta de añadir cualquier otra cuestión por tu parte, para terminar, ¿qué significa en tu trayectoria artística y en la de los artistas alicantinos la apertura del IVAM CADA ALCOI?

Creo que este nuevo centro de arte debe constituir un foro de pensamiento y discusión sobre el hecho artístico. Un espacio para confrontar propuestas, que vaya mucho más allá de la odiosa expresión “contenedor cultural”. 

Los artistas de la zona debemos estar representados y obligarnos a subir el nivel a la altura de este espacio, pero también debemos abrir las puertas del IVAM CADA ALCOI a artistas de otros lugares, manteniendo un elegante equilibrio para que, por un lado, nosotros podamos utilizar este museo como escaparate, pero al mismo tiempo no nos cerremos en nuestro característico ombliguismo y perdamos la ocasión de aprovechar un espacio de arte de esta talla para poder disfrutar de propuestas de primer nivel nacional e internacional.

Digo esto porque estoy pensando en algún que otro político lenguaraz que ya ha tenido la inmensa torpeza de afirmar que en este museo no se apoya a los artistas locales, sin ni siquiera haber perdido treinta segundos en buscar mi nombre en Google y enterarse de que soy tan alcoyano como ellos. Son los mismos que, ignorando que era uno de los artistas protagonistas, me expulsaron a empujones del “photocall” el día de la inauguración, para poder hacerse ellos la foto y rápidamente largarse al bar sin ver ninguna de las obras. Es muy triste. Estas son precisamente las actitudes que ahogan la cultura en la ciénaga del populismo, el chovinismo y la atrevida ignorancia.

Confiemos en que la línea que siga el IVAM CADA ALCOI esté alejada de estas actitudes y de verdad sea por mucho tiempo un espacio de referencia cultural que pueda hacernos mejores personas a todos los alcoyanos y alcoyanas.