viernes, 30 de noviembre de 2018

EL ESCALANTE ESTRENA SU PRIMER ESPECTÁCULO CIRCENSE


El Teatro Escalante, dependiente de la Diputació de València, presenta YOLO, una obra que pretende ser el sueño de alguien hecho realidad. YOLO, acrónimo de ‘You Only Live Once’, es un espectáculo de circo lleno de energía, fuerza y ritmo que pretende celebrar la vida y propiciar la fuerza y la determinación necesarias para encontrar la alegría.



Con un destacado perfil pedagógico, el montaje se pondrá en escena desde el 28 de noviembre hasta el 23 de diciembre en el Teatro Martín y Soler del Palau de les Arts. El Teatro Escalante apuesta por una gran producción valenciana, creada por la Compañía Lucas Escobedo y en la que intervendrán un grupo de artistas autóctonos con sólidas trayectorias en el circo, el teatro y la música. Las entradas para todas las funciones escolares están agotadas desde hace meses.

La diputada de Teatros, Rosa Pérez Garijo y
el director del Escalante, Josep Policarpo
En palabras de la diputada de Teatros, Rosa Pérez Garijo, “con la nueva etapa del Escalante adquiríamos el compromiso de facilitar el acceso de nuevos profesionales a nuestro proyecto y de garantizar la presencia de los diferentes lenguajes escénicos”. Pérez Garijo señala que con YOLO “entra el circo en el Escalante, en un espectáculo con el que podemos descubrir la tenacidad con la que trabajan los artistas de circo y los valores que esta disciplina puede aportar a nuestros niños y jóvenes”.

Por su parte, el director artístico del teatro, Josep Policarpo, destaca que “el Escalante será la primera institución valenciana que hará una producción estrictamente de circo”. “Creo que teníamos un deber con el mundo circense, un ámbito que se ha consolidado artísticamente en los últimos años, y hay un grupo de artistas valencianos que se han formado en el extranjero y que han tenido muy pocas oportunidades de mostrar su trabajo en nuestro territorio”, ha añadido Policarpo.

Un canto a la vida
YOLO es un grito de lucha que inundará el patio de butacas del Martín y Soler de energía e ilusión. Acrobacias, lanzamientos imposibles, malabarismos o técnicas aéreas son algunos de los elementos que cobraran protagonismo en el escenario junto a la música, que ha estado compuesta excepcionalmente para este espectáculo.

Desde el principio sabíamos que la música sería una gran protagonista, al mismo nivel que el circo. Hemos trabajado a partir de diferentes estilos musicales y circenses, con la finalidad de ofrecer una propuesta dramatúrgica que llegue a todos los públicos”, explica el director de la obra, Lucas Escobedo. Por su parte, la directora musical y actriz, Raquel Molano, apunta que “se han utilizado dos poemas de Goytisolo y Celaya, dos cantos tradicionales de Mallorca y Noruega, percusión corporal, blues o influencias con Silvia Pérez Cruz y Ella Fitzgerald”.

El espectáculo se articula alrededor de la exhibición de diferentes disciplinas de circo, presentadas cada una de ellas con una poética particular que profundiza en el simbolismo de cada número, es un viaje de emociones a través de la música y el circo. El espectáculo se sustenta también con la reivindicación de valores como la autoconfianza, la solidaridad, el riesgo o la perseverancia.