viernes, 19 de octubre de 2018

NAGASHI EN EL CENTRO CULTURAL DE L'ELIANA DE PEPA ALONSO ARRÓNIZ


Por: Joan Josep Soler Navarro
Historiador del Arte.
Membre d' AVCA. Asso. Vciana. Crítics d'Art.
Miembro del ICOM-UNESCO. Consejo Inter. de Museos.

Hasta el día 22 de octubre puede visitarse en el Centro Cultural de l’Eliana la exposición NAGASHI de Pepa Alonso Arróniz.

El título de la exposición hace referencia al origen japonés de la técnica que he utilizado en todas las obras. NAGASHI, es la segunda parte de Suminagashi. El titulo se refiere a la técnica empleada, que es el nexo que une todas las obras. Una parte de la exposición se inspira en la naturaleza y otra se inspira en el útero (Proyecto Hyster) Encontramos obras sobre papel, tonos rojos y otras obras, una sobre seda y otra más con un mensaje mucho más directo, que consiste en una intervención en el espacio urbano que se ha documentado fotográficamente y expuesto en la sala. Suminagashi significa literalmente tinta negra que flota.  El término Nagashi -que flota- me parece muy evocador y sugerente. Abarca muchas connotaciones en un sentido muy amplio del concepto. NAGASHI es una invitación a pasear por un espacio en el que flotan múltiples mensajes cuyo nexo es una técnica meditativa, que requiere de una gran concentración, realizada con permiso de la naturaleza y con cierto grado de azar.


Pepa Alonso es una artista metódica. En un principio realiza un trabajo de documentación sobre el tema a tratar. Hace bocetos, después planifica el proyecto en un mapa conceptual que le ayuda a clarificar las ideas iniciales y a desarrollar nuevas posibilidades. El trabajo en el taller empieza con pruebas de técnicas y materiales que siempre son enriquecedoras. Finalmente aborda el trabajo con los materiales definitivos. El Proyecto Hyster no se puede entender sin el color. Es pintura, (acuarelas con tinta china) y es escultura porque el  germen de este trabajo parte de una  escultura realizada en 2002. Aunque la fotografía no es una de las disciplinas a las que se dedica, en esta ocasión, tiene un papel muy destacado en el Proyecto Hyster, de hecho constituye la primera fase del proceso creativo. También ha trabajado el color sobre transferencias fotográficas.

El Proyecto Hyster está íntimamente ligado a la biología de la mujer. Rojos, morados, rosas y violetas expresan el mensaje que pretende transmitir. “No podían ser otros”. La obra que Arróniz presenta en Proyecto Hyster, es íntima, femenina y visceral.  Para esta muestra ha combinado la planificación sobre el espacio para exponer con la creatividad a la hora de presentarla como una amplia instalación. “De alguna manera el espacio siempre está en la cabeza, dado que será el continente de la obra. El espacio influye tanto en la presentación de la obra como en su percepción”.

La artista
Empezó a participar en colectivas en 1999. Sus primeras exposiciones individuales fueron de socarrats. En el periodo que va desde 1999 a 2007, se movió entre diferentes técnicas pictóricas; monotipos acrílicos, óleos, dibujos, sin abandonar  en ningún momento la cerámica. Son trabajos de aprendizaje, las propuestas tenían una denominación genérica (pintura, escultura, óleo, monotipos…). “Dicen que la ignorancia es atrevida… pero cada nuevo proyecto significaba una motivación para seguir evolucionando”. En 2008 se enfrenta a una gran responsabilidad, la Sala Els Filtres de Manises, es su primera propuesta con nombre propio “C’est moi“. Le sigue “Yo miro, tú miras, él mira” en Les Coves de Batà en Paterna. En ambas conviven diferentes temas y series, como son Caparazones, Atalayas. “En el aire”, es el único nexo entre ellas. Arróniz nos dice que, “La exposición actual  está mucho más cohesionada  y es más sutil que las primeras exposiciones, responde a la necesidad de expresarme sobre un tema muy específico”.