domingo, 14 de octubre de 2018

LA FALLA (I). LA MÁS COMPLETA EXPRESIÓN DE ARTE VISUAL

IVÁN ESBRÍ ANDRÉS.
Licenciado en Historia y Postgrado en Educación Artística y Museos
Membre de la Associació d’Estudis Fallers

Noche de albadas. Regino Mas.

Falla Sorní-Grabador Esteve. 1925
Archivo Iván Esbrí
La falla valenciana es un género perteneciente al arte secuencial pues se trama mediante una narración figurativa que aúna literatura -de carácter satírico- y escultura -de plástica caricaturesca-.

En este sentido resulta una expresión total de arte visual pues todas las disciplinas de éste, toman parte del proceso creativo de la falla: un artista como autor des de su taller; idea y desarrollo del tema a tratar; boceto (dibujo, diseño) que plasma tales ideas; modelado y escultura de las formas trazadas en el boceto; y pintura de las mismas.

Culminado tal proceso, la falla, como obra ya realizada, queda a merced del espectador estableciéndose una interacción directa entre ambos consecuencia de las características o particularidades que convierten la falla en un género singular:






El Octavo Pecado Capital. Vicente Canet, 
Just y Francisco Ramil. Falla Plaza de la 
Región Valenciana. 1934. 
Archivo Iván Esbrí.

---Exposición en la vía pública. La falla se alza en cruces de calles y plazas; es decir en un entorno urbano y al aire libre. De este modo, un espacio durante el año dominado por el coche, por unos días es liberalizado para la muestra de las fallas y el tránsito de los públicos que las visitan. Sólo en Valencia -ciudad tercera capital del Estado- se plantan 380 fallas en las calles; y a estas hay que sumar las casi 900 repartidas en otras poblaciones valencianas.






Ninot de falla. Ca. años 30-40.

 Archivo Iván Esbrí.
---Distorsión satírica, humorística, estereotipada y, en ocasiones, erótica y aberrante de la realidad. El espectador reconoce el objeto de crítica a través de la caricatura de personajes reconocibles o figuras con las cuales puede sentirse identificado. Son los ninots (muñecos, peleles) protagonistas de las escenas y sobre los que recae el peso de narrar mediante su acción y las cartelas correspondientes el tema tratado en la falla.













Momento de la quema 

Notas infernales
Pasqual Carrasquer. 
Falla Félix Pizcueta-
Cirilo Amorós. 1958. 
Archivo Iván Esbrí.
---Desde la óptica estética, el público queda impactado por las formas, la enormidad de los volúmenes y la maestría de la pintura. Los cuerpos centrales de las fallas emergen en angostas calles y plazas y copan su entorno mediante el desglose de las escenas. Las fallas alcanzan alturas de hasta 25 y 30 metros. Estos cuerpos centrales que alegorizan al tema tratado, será lo que el público más recuerde de la falla en detrimento -y esto es grave- de su lema (título). Por ejemplo: “la falla del Demonio” en lugar de Notas infernales, de Pasqual Carrasquer; o para entenderse: como referirse a La tentación de San Antonio, de Dalí, como “la pintura de los elefantes”.













---Temporalidad. Son cuatro días escasos los que la falla va estar expuesta. Durante el año su construcción ha acontecido en el interior de un taller. A veces incluso bajo el cubre de un sumo secretismo que se rompe cuando en la primera quincena de marzo los volúmenes son sacados a la calle para proceder a su plantà (montaje). Del 16 al 19 de marzo las fallas, queda expuesta y, con no poca intensidad, los espectadores trazan sus rutas para ver cuantas más, mejor. Y ya en la transición que marca la noche del 19 al 20 de marzo, cumpliendo con el rito que da sentido a la razón de ser de las fallas, se procede a su cremà (quema, incendio).
Nuevo Caballo de Troya.
Ricardo Rubert. Falla Plaza
del Caudillo. 1963.
Archivo Iván Esbrí
.


Los enemigos del hombre. 

Josep Pasqual “Pepet”. 
Falla Plaza del Pilar. 1972.
Archivo Iván Esbrí


Por naturaleza. Pere Baenas.
Falla Convento de Jerusalén. 2018.
Foto Iván Esbrí.
Habrá advertido el lector y la lectora como la falla, como expresión visual, resulta un fenómeno cultural de primer orden y, en consecuencia, un medio de comunicación: (véase el articulo ¿Qué es el arte?): un emisor, el artista; un receptor, los espectadores o públicos; un canal, la falla; dos contextos, el taller y el espacio urbano; y un referente, el objeto de crítica o tema de la falla.

En siguientes artículos trataremos de contextualizar aún más este género visual de la falla, a través de textos dedicados a sus orígenes; los artistas; el espacio creativo; los procesos constructivos; o su evolución como género.



---Enlaces de interés:



Advertencia al lector/lectora redactados en valenciano: