jueves, 27 de septiembre de 2018

EL MUNDO GEOMÉTRICO DE ENRIC MESTRE EN RIBA-ROJA

Visitamos a Enric Mestre con  artistas de arteEnred

Por: Joan Josep Soler Navarro
Historiador del Arte.
Miembro d' AVCA. Asso. Vciana. Crítics d'Art.
Miembro del ICOM-UNESCO. Consejo Inter. de Museos..

Hasta el 4 de noviembre puede visitarse en El Espai d’Art Contemporàni EL CASTELL de RIBA-ROJA (Valencia) la exposición “EL MUNDO GEOMÉTRICO DE ENRIC MESTRE”.

Tenemos pasión por la cerámica y admiración por las obras de ceramistas como Enric Mestre. Por eso nos sentimos muy afortunados de poder acudir a las exposiciones que se organizan en su entorno DIALOGANDO CON ENRIC MESTRE” en el Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia. Pero sobre todo con las exposiciones con la obra de Enric Mestre como la que ahora podemos contemplar en el Castillo de Riba-roja restaurado y adaptado para acoger amplias exposiones como esta retrospectiva de ENRIC MESTRE.

Especiales son siempre las visitas al estudio de un artista. En los fragmentos audivisuales que preceden a esta redacción, Enric Mestre nos acompañó pacientemente por su taller-estudio, explicándonos y descubriéndonos todo el proceso creativo.

Nos mostró sus cuadernos de “bitacora”, los múltiples bocetos que dibuja en sus cuadernos de taller antes de decidir cuales tomarán forma cerámica o pictórica. Nos reveló que él se siente más pintor que ceramista, pero no puede dejar de trabajar en ambas disciplinas  fiel siempre a las formas geométricas que ahora acabamos “encasillando” dentro del Minimalismo.

En su estudio, miremos donde miremos, sólo vemos bodegones inconscientemente dispuestos. Los engobes, los esmaltes, vaciadores, palillos, los pinceles, los feldespatos, las arcillas, la chamota están debidamente etiquetados y referenciados. La zona del horno con los materiales refrectarios, guantes, tenazas, cacetas, y caperuzas.  Las muestras de esmaltes, las mesas alineadas, las estanterías, todo absolutamente todo, está dispuesto y ordenado geométricamente.

En El Castell de Riba-roja nos encontramos esas esculturas cerámicas constructivistas, proyectadas, milimetradas, perfectas que buscamos los entusiastas de la obra de Enric Mestre. El Castell de Riba-roja nos presenta una selección de pinturas de las series: “Tierras de fuego”, “Silencios, nocturnos y espacios en gris”, “Alicatados”, “Espacios ambiguos”, “Estructuras minimalistas”, “Arquitectura pintada” y “Arquitectura para la mirada” que, secretamente, en la tranquilidad geométrica de su estudio, Enric Mestre ha impuesto recientemente una tras otra a las metamorfosis plásticas, nacidas, como obras independientes, del codificado lenguaje de sus pinturas.

Como en otras ocasiones, nos encontramos ante la bidimensionalidad de Mestre, la más reciente que recordamos en junio de 2017 en ONEstudio en Valencia, o las de Alboraia -su lugar de residencia-, en el año 2013  “Enric Mestre; L’horta una visió personal”, al mismo tiempo que nos presentaba sus esculturas en el Almudí de Valencia

Nos dice el Catedrático de Estética y Teoría del Arte, Unioversidad de Valencia, Román de la Calle, amigo personal del pintor, ceramista, escultor y muralista Enric Mestre, “a veces nos damos cuenta, como en este caso que nos ocupa, de que el espacio pictórico puede declarar su radical libertad y transformar, una vez más, sus propios límites constructivos y sus espejeantes formas cromáticas sobre el muro. La bidimensionalidad de las estudiadas piezas, que la presente exposición nos ofrece, responde, minuciosamente, al reto sobrevenido, entre los dedos de la imaginación, que enfatiza y potencia sus capacidades de engaño perceptivo –diálogos entre estructuras, geometrías y colores-, fingiendo pliegues, dobleces, angulaciones, vacíos y hendiduras lateralizadas… imposibles”.

“Entre la intuïció, la geometría i el misteri” -Román de la Calle señala-  Se trata de experimentar, pues, como salvavidas, para seguir creyendo en las posibilidades de una existencia compartida. Tal es el mensaje de base, que nos lanza a bocajarro, el comprometido autor de estas enigmáticas composiciones, desde su taller, mientras continua obsesivamente viajando, cada madrugada, de la pintura a la cerámica, para reiniciar, de nuevo, cada tarde, el camino inverso”. Sigue contándonos Roman de la Calle – “A menudo he pensado que Enric Mestre una de las figuras más consolidadas en el panorama nacional de nuestro arte contemporáneo, comprometido éticamente con su profesión está quizás condenado a experimentar incansablemente y a revivir procesos de innovación, nacidos, siempre, de los secretos descubiertos a través de sus intercambios con los materiales, al seguimiento de los procedimientos y las técnicas, al descubrimiento de las formas y el comportamiento de los colores en sus personales transversalidades y aventuras estéticas. Tales son, efectivamente, sus poderes creativos y sus logros artísticos”.

ENRIC MESTRE, Alboraia 1936, (curriculum) artista reconocido internacionalmente, se licenció en Bellas Artes por la Facultad de San Carlos de Valencia en 1982. La Universidad de Valencia le becó en 1964 para realizar estudios sobre vidriados artísticos de alta temperatura en el Lycée Technique Henry Brisson de Vierzon (Francia). En 1972 ganó el primer premio en el Concurso Nacional de Cerámica de Manises, y en el mismo año fue Premio Nacional en el Concurso de Diseño Industrial de la Feria de Cerámica de Valencia. En 1976 fue Medalla de Oro del Estado de Baviera de Munich, y en 1982 Primer Premio en el Concurso Nacional de Cerámica de Calviá (Mallorca).

Ha participado en numerosas exposiciones nacionales e internacionales, y su obra está presente en entre otros en el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid, el Museo de Cerámica de Barcelona, el Museo Ariana de Ginebra, en el Appalachian Center of Crafts, Cookeville, Tennesse (USA), en el Museo de Bellas Artes San Pio V de Valencia, en el Museo de Artes Decorativas de Praga, en el Museo Bechiné de Checoslovaquia, en el Museo de Arte Moderno de Kyoto.